+34 961 250 929 info@grupo21.net

La aluminosis, también conocida como la fiebre del hormigón es una patología de este material, el hormigón, que se manifiesta en el tiempo perdiendo sus propiedades y haciéndose menos resistente y más poroso. Este hecho es muy preocupante y peligroso cuando afecta a las estructuras como por ejemplo las viguetas de los forjados que las lesiona y las hace menos resistente poniendo en peligro la estabilidad del edificio y evidentemente a las personas que viven o circulan bajo él.

¿Qué es exactamente la aluminosis y por qué supone un riesgo?

La aluminosis es la alteración progresiva que experimenta el hormigón en el tiempo cuando para su fabricación se ha empleado el llamado ‘cemento aluminoso’ (CAC-R). Este tipo de cemento provoca la pérdida de firmeza y robustez en las estructuras en las que se ha utilizado, así como el oxidado de las varillas metálicas que lo contienen.

Se llama cemento aluminoso porque en su composición lleva una alta concentración de alúmina. Esta sustancia experimenta cambios químicos ante determinados agentes como por ejemplo las temperaturas y humedades altas, alterando sus propiedades. En estas condiciones la estructura de este cemento pasa de hexagonal a cúbica, haciendo que las partículas de cemento ocupen menos y por tanto la estructura global adquiera una mayor porosidad, con lo que pierde la ya mencionada resistencia mecánica.

Estructuras con aluminosis

El cemento aluminoso es una modalidad de cemento utilizado muy frecuente, sobre todo en países europeos, entre las décadas de los años 1950 y 1980. Destacar que actualmente el uso de cemento aluminoso está prohibido para la fabricación de elementos estructurales.

Volviendo a su uso a partir de los años 50, con el paso del tiempo y en determinadas zonas geográficas o en zonas con características medioambientales concretas en la que la humedad es un factor importante, se apreció en los edificios que las viguetas pretensadas en los forjados manifestaba graves daños y perdían su resistencia mecánica. Es obvio que esta pérdida de residencia en los edificios afectaba a la estabilidad de los edificios y con ello un grave riesgo de derrumbe.

¿Por qué se utilizaba el cemento aluminoso?

Este cemento aluminoso era utilizado porque se fraguaba con más rapidez que los cementos tradicionales y así se reducía el tiempo de almacenaje en fábrica. Pero al ser muy poroso, en situaciones de elevada humedad la absorbe y provoca la corrosión de hierro (fenómeno denominado carbonatación) provocando la oxidación de las viguetas y pérdida de resistencia.

Estructuras con aluminosis

También es cierto que las vigas fabricadas con cemento aluminoso que no están expuestas a la humedad, en ciertos casos no desarrollan este problema,… si bien es muy recomendable las revisiones periódicas por empresas especializadas.

¿Dónde se dan más casos de aluminosis?

Como hemos avanzado, siempre que se dan características de zonas cálidas con clima marítimo y/o con ambientes salinos y zonas industriales con ambientes contaminantes, el factor de deterioro de este hormigón por aluminosis se acelera notablemente. Por lo tanto en zonas con clima mediterráneo se agravan los casos. Esto no quiere decir que otras zonas estén a salvo aunque los casos necesitan más tiempo para aparecer. La aluminosis es un problema general.

Vinculado con la humedad, también es habitual encontrar aluminosis asociada a filtraciones por la presencia constante de humedad a través de las fisuras aparecidas en cubiertas, por lo que es frecuente la aparición de la patología en forjados de cubierta, más expuestos que los interiores.

Han sido frecuentes las noticias de que algunos edificios situados en la costa mediterránea en la que está presente este tipo de cemento, han tenido que ser derribados como medida preventiva.

Daños por aluminosis

Entre los daños ocasionados por la aluminosis está la oxidación y corrosión de las armaduras en viguetas, apertura de fisuras en la estructura, deformaciones y desprendimiento de recubrimientos, pérdidas del acero en contacto con este cemento, etc. y como consecuencia se producen roturas y flexión de las instalaciones.

Ya que la humedad es uno de los principales factores que intervienen en su deterioro, aquellos elementos que estén más expuestos a ella como baños y cocinas o estén a la intemperie en zonas costeras, se aceleran los procesos de corrosión. Si a ello se le suma roturas de bajantes o tuberías, filtraciones,… peor aún.

Estructuras con aluminosis

Síntomas de aluminosis

Desde Grupo 21 aconsejamos identificar lo antes posible si el cemento empleado es aluminoso. Si se tienen duda, nuestros expertos pueden ayudarle a identificar el problema.

Para la identificación de aluminosis hay medidas como:

  • Ensayos cualitativos.
  • Ensayos químicos.
  • Ensayos de difracción de rayos X.

Otros medios de identificación de la aluminosis son mediante una inspección visual detallada del color (el hormigón de cemento aluminoso es ocre o marrón muy oscuro), la aparición de grietas, de manchas de óxido, deformaciones, pérdidas de sección, pérdida de adherencia del acero al hormigón, etc.

Tratamiento de la aluminosis

El equipo técnico de Grupo 21 analiza cada caso y actúa según el estado de la estructura, aconsejando a su cliente la mejor solución final de reparación. Estas pueden ser reforzando las estructuras existentes, sustituyendo aquellos elementos dañados y si el caso es extremo llevando a cabo la demolición total o parcial del inmueble afectado.

De no existir indicios de corrosión y el hormigón aún no se encuentra transformado, se debe incidir en evitar que las condiciones de humedad varíen y se facilite el proceso. Para ello reformas de impermeabilización, cambios de conducciones en peligro de fugas, etc. son recomendables.

Problemas de aluminosis en Valencia

Grupo 21 ha resuelto numeroso problemas de aluminosis en Valencia. Esta provincia se encuentra en el arco mediterráneo como Murcia, Alicante, Castellón, Tarragona,… en las que además de vivir en un clima caluroso y húmedo, en la etapa del uso del cemento aluminoso se vivió un ‘boom de la construcción’.

Estas circunstancias han hecho que desgraciadamente muchos inmuebles se vean afectados por la aluminosis. Ante cada caso, Grupo 21 evalúa y aporta la mejor solución.