+34 961 250 929 info@grupo21.net
Métodos de empleo de materiales bituminosos en la impermeabilización de edificios.

Los materiales de construcción de los edificios envejecen con el tiempo, especialmente todos aquellos más expuestos a las inclemencias del tiempo.

Durante las lluvias, es normal que en edificios antiguos o que no han sido construidos correctamente, el agua puede llegar a penetrar en la construcción a través de juntas entre las piezas que forman la cubierta, por fisuras, e incluso ascender por capilaridad en los muros o en los cimientos.

Si bien esta protección contra las humedades es conveniente realizarse durante la fase constructiva del edificio, si aparece, la solución es la aplicación de estos materiales bituminosos para proceder a su impermeabilización.

Una impermeabilización puede realizarse mediante diferentes métodos. Uno de ellos es el llamado ‘en masa’ y consiste en el mezclado con los demás componentes del hormigón, tierra de diatomeas impregnada de asfalto o emulsiones asfálticas.

Otro son las populares ‘pinturas asfálticas’ que pueden ser aplicadas en caliente cuando se trata de alquitrán o de betún, o en frío en el caso de cutbacks o emulsiones.

Estos tipos de productos son aplicables en distintas superficies exteriores para la impermeabilización de terrazas, tejados, azoteas, paredes medianeras, etc. teniendo en común estas zonas exteriores que no deben estar sometidas a un tránsito significativo y que por su situación se precise impedir el paso del agua.

En cuanto a las superficies en las que se puede aplicar son muchas: albañilería exterior, baldosas, cemento, fibrocemento, piedra, etc. además de sobre otros materiales como la espuma de poliuretano, metales galvanizados, zinc, aluminio, PVC,…

Por último tenemos las ‘membranas asfálticas prefabricadas’. Estas son telas orgánicas o inorgánicas impregnadas y saturadas de un betún fluido, sobre las que se recubren con varias capas superficiales de un betún de mayor dureza pero conservando la suficiente flexibilidad para que estas membranas puedan enrollarse y desenrollarse sin fisurarse.

Estas membranas asfálticas prefabricadas suelen terminar con una superficie exterior o vista mediante una lámina de aluminio o con un arenado de superficie rugosa y antideslizante.